Canal de vídeo noticias por cortesía de la agencia RoiPress

miércoles, 20 de marzo de 2019

El fabricante suizo Ferag instala su sistema transportador Easychain en el fabricante italiano de repostería Forno Bonomi


  • La empresa panadera ganará en productividad y flexibilidad gracias a las 10 nuevas líneas que suman más de tres kilómetros de cinta transportadora de trazado tridimensional, siendo el mayor proyecto de Ferag con este sistema
  • Sus diferentes tramos intermedios facilitan el paso fluido de los productos del empaquetado primario al secundario


ITALIA.- Ferag AG, fabricante suizo especializado en sistemas de manutención intralogísticos, ha instalado en la planta de producción del fabricante italiano de repostería Forno Bonomi un sistema transportador Easychain compuesto por 10 líneas y un total de tres kilómetros de cinta transportadora. La fábrica, con una superficie de 40.000 m2, se encuentra en la localidad de Roveré Veronese (Italia). 

Ante la creciente demanda de sus productos, Forno Bonomi decidió ampliar su producción y adaptarla a las exigencias del mercado internacional. Para implementar la tecnología de transporte que les permitiese integrar los distintos procesos productivos y logísticos de final de línea, la empresa veronesa recurrió a Ferag, especialista en soluciones intralogísticas. La elección final recayó en el sistema easychain por varias razones. Por un lado, y en relación con la transferencia de productos del empaquetado primario al secundario, este sistema transportador de la empresa suiza ya había dado muestras de su gran eficacia en las instalaciones de numerosos productores en el sector de la alimentación —con nombres de la talla de Gennari, Mondelez y Nestlé—. Por otro lado, la tecnología easychain, con sus inconfundibles placas negras y amarillas, ofrecía una serie de características especiales que para Forno Bonomi eran sumamente importantes.

El punto de partida lo representa la tecnología de transporte desarrollada por Ferag. El sistema transportador easychain se basa en una cadena apoyada en rodillos de muy baja fricción, que además de facilitar el movimiento, permite que el sistema funcione con tan solo unos pocos motores. Aunque la cinta tiene una longitud récord de más de tres kilómetros y un total de 20 espirales, basta con 35 motores de 0,75 kW para accionar el sistema transportador de toda la planta de Roverè Veronese. Incluso ofreciendo una alta capacidad de transporte, el sistema de Ferag apenas necesita mantenimiento Este último aspecto es fundamental en el transporte de productos frágiles como las galletas y resto de producto de repostería. Otro aspecto importante es que los componentes móviles de la cinta transportadora no requieren lubricantes; de ahí que el sistema easychain sea ideal para el sector alimentario. Sin contar, además, que este sistema es especialmente eficiente también en el plano energético, lo que se traduce en un bajo consumo de energía. Este aspecto también fue determinante para los responsables de Forno Bonomi. De hecho, la empresa ofrece, cada vez más, productos Bio destinados a una clientela con una fuerte conciencia ecológica y, por tanto, dan una especial importancia a la sostenibilidad y al respeto del medioambiente.

Sólidas espirales para acceder a la tercera dimensión

Aparte de lo mencionado, otros factores influyeron para que la balanza se inclinara a favor del sistema de Ferag. Uno de gran peso es que la tecnología easychain admite radios de curvatura muy reducidos; algo nada desdeñable en la planta principal de Forno Bonomi, donde gran parte del transportador se eleva a varios metros del suelo. Gracias a esta disposición se gana en espacio, que puede destinarse, por ejemplo, a más almacenamiento o a que los trabajadores puedan moverse sin obstáculos. De este modo, los productos se transportan primero hacia la parte superior y luego bajan por espirales compactas. En la planta de Forno Bonomi, justo después de la primera estación de empaquetado, diez líneas easychain reciben las galletas envueltas en film y las transportan por una espiral hasta el piso superior, situado a cuatro metros de altura, donde se encuentra el área de producción, equipado con diez hornos. Con ello, finaliza la primera etapa de la cinta transportadora.

Publicidad
La compañía buscaba la máxima flexibilidad y capacidad para poder mover libremente de un lado a otro sus distintas variedades de galletas, clasificarlas y reagruparlas con total comodidad. Para ello, se montaron otras diez líneas easychain más una reserva en la segunda sección del transportador. Con rapidez, pero con el máximo cuidado de la unidad de carga, un deflector conduce los paquetes seleccionados de las líneas de alimentación a la segunda sección de easychain, que en Forno Bonomi también se denomina primera línea. La siguiente estación es el área de final de línea, donde los productos bajan en espiral de una altura de cuatro metros a 90 centímetros del suelo, y avanzan hasta una de las diez máquinas de empaquetado secundario.

A continuación, los empujadores de alta velocidad, especialmente desarrollados por Ferag, desvían las cajas a un circuito easychain de 200 metros de longitud que alimenta diez estaciones de paletizado. Aquí es donde la tecnología easychain despliega toda su potencial: el sistema transportador funciona con fluidez, es capaz de transportar hasta 75 cajas por minuto y solo requiere tres motores para el circuito completo. Todo ello hace que sea una de las interfaces más eficientes entre la producción y el paletizador que se encuentran actualmente en el mercado.

Los orígenes de Forno Bonomi se remontan a 1850, cuando Umberto Bonomi abrió una panadería en un pequeño pueblo de montaña de Velo, en Verona. A día de hoy, la empresa familiar Forno Bonomi se encuentra en la localidad de Roveré Veronese, a los pies de los Pequeños Dolomitas. Esta empresa es líder mundial en la producción de los típicos Savoiardi italianos, que se exportan a 85 países, contando con más de 170 trabajadores a tiempo completo, y en 2017 registró una facturación de 46 millones de euros. Su planta de producción, con una superficie de 40.000 metros cuadrados, está situada en un magnifico paisaje de montaña, a 940 metros de altitud.

WRH Global Ibérica, fundada en 1989, es una de las 20 filiales con la que el Grupo Walter Reist Holding, con sede en Hinwil (Suiza), desarrolla localmente todas sus áreas de negocio para España y Portugal. WRH es líder mundial en la fabricación e integración de sistemas automatizados en la Industria Gráfica, a través de su división FERAG. Desde 2008, la compañía ha iniciado un proceso natural de diversificación de negocio hacia el Sector de la Intralogística, con soluciones de transporte y clasificación altamente innovadoras, flexibles y muy eficientes energéticamente, consolidadas sobre la base tecnológica y experiencia en la Industria Gráfica. La compañía tiene un volumen de facturación de más de 300 millones de francos suizos (273 millones de euros), y emplea a más de 1.000 personas, contando con 2 plantas de fabricación en el país helvético.

Imprimir


Si quieres estar informado con más noticias como esta, suscríbete y recibe la actualidad en tu correo. Escribe tu cuenta de correo y haz clic en 'Submit' para suscribirte. El servicio de suscripción es gratuito y está ofrecido por Google Feed Proxy a través de Blogger. Tus datos sólo se utilizarán para enviarte un mensaje de correo una única vez al día con las últimas noticias publicadas. Podrás darte de baja en cualquier momento porque todos los mensajes que recibas incluirán la opción unsubscribe now.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN DIARIO