Canal de vídeo noticias por cortesía de la agencia RoiPress

martes, 19 de noviembre de 2019

El coche eléctrico chino prepara su entrada al mercado español


Uno de los modelos será el Nio ET


  ESPAÑA / CHINA - Los nuevos líderes chinos de la movilidad eléctrica irán ganando peso en España de forma escalonada y conforme los diferentes mercados vayan adquiriendo masa crítica. El último y más lejano de estos pasos consistiría en instalar una gran fábrica de baterías, cuyo coste, de cerca de 20.000 millones de euros, es aún difícil de asumir.

  •   China es, con un millón de coches eléctricos al año, el líder mundial de producción de este tipo de vehículos

La ofensiva del Ministerio de Industria por atraer inversores chinos a España continúa. Hoy, el Icex ha celebrado el 'Segundo Foro del Vehículo Eléctrico, Conectado y Autónomo China-España' para estrechar lazos entre gigantes de la automoción aún desconocidos para el público europeo, entre ellos BYD, Niro o Gouxuan High-Tech, y las empresas españolas.

China posee dos de las tres mayores fábricas del mundo de baterías, de más de 20 gigavatios hora (GWh) cada una, propiedad de LG Chem y CATL, y envidiadas en Europa.  



De los gigantes chinos, el más adelantado en España es BYD. La empresa, que ingresa más de 17.000 millones de euros al año y emplea a 220.000 personas, lidera el desembarco chino en la movilidad eléctrica española. El responsable de ventas en Iberia de BYD Europe, Joaquín Bellido, explicó en el foro del Icex que el flanco de ataque han sido los vehículos industriales.

BYD ya ha desplegado autobuses eléctricos en España y cuenta en Europa con 1.000 vehículos de este tipo. Son el 20% del total. "El mercado de autobuses eléctricos europeos se duplica cada año", señaló. Pero BYD quiere ir más allá en España y, por eso, se prepara para vender también vehículos eléctricos de reparto. Este año se producirá la ofensiva en Europa, dijo, antes de asegurar que el negocio del reparto, surgido en torno a plataformas como Amazon, "será 20 veces más grande que el de autobuses".

BYD ya tiene fábricas de autobuses eléctricos en Hungría y Francia, ha elegido Holanda para ubicar su sede europea y ha sellado alianzas en Reino Unido. España por el momento es solo un mercado sin más implantación que la comercial.


publicidad

El siguiente paso del desembarco chino consistirá en la venta de turismos eléctricos en España. Bergé, Invicta Motors o Grupo Julián son nombres de importadores que ya han introducido algunos modelos. Aparte de los camiones Nextem o los industriales Jiayuan, está el todocaminio DFSK 580, de Dongfeng Motors, que es accionista de PSA.

El director de Comunicación de NIO, Philipp Erdmannsdorffer, explicó en el foro del Icex que su empresa, cotizada y valorada en cerca de 2.000 millones de euros, ha desplegado equipos de ingeniería en enclaves europeos como Londres, Oxford o Munich. La entrada en España del 'Tesla chino' tiene que ver con "el desarrollo global de Nio, que se vende muy bien a nivel mundial".

Lo que tienen por delante las empresas chinas en España es un mercado de vehículos eléctricos que el Gobierno cifra en cinco millones de unidades en 2030, frente a los 2,5 millones de los que habla la asociación de fabricantes Anfac. El Ministerio de Transición Ecológica pronostica que en diez años equivaldrá al 50% de las matriculaciones.

Otro paso del desembarco tiene que ver con los proveedores. Empresas españolas como Gestamp y Antolin ya trabajan en China y han cerrado acuerdos con compañías locales que aspiran a replicar en otros mercados.

"Las alianzas entre empresas serán fundamentales en esta carrera", afirmó el director de Vehículo Eléctrico de Gestamp, Gonzalo Galilea. "Hemos pasado de vender componentes aislados a ser integradores de sistemas", señaló el director de Innovación de Grupo Antolin, Javier Villacampa, para ilustrar el papel de las empresas suministradoras de piezas.

El último paso sería el de la instalación de una gran fábrica de baterías, de la que no hay noticias. La ministra de Industria, Reyes Maroto, viajará en enero a China para intentar atraer inversiones relacionadas con este tipo de proyectos. El objetivo es lograr "cuanto antes" una instalación de este tipo, dijo durante el foro.

Por el momento, ninguna gran empresa ha citado a España al informar de sus posibles proyectos industriales en Europa. Renault, Ford y PSA sí desarrollarán en el país actividades de ensamblaje de baterías.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN DIARIO