EVA pímez 1920, un lujo para el paladar

EVA pímez 1920, un lujo para el paladar
Cremas y Licores Tradicionales de España

Suscríbase gratis a la edición digital

ÚLTIMA HORA

BUSCADOR DE NOTICIAS PUBLICADAS EN NEGOCIOS DEL MUNDO

miércoles, 16 de marzo de 2016

Miles de empleos se evaporan en Barcelona, al noreste de España, debido a la gestión de bloqueo empresarial que ejerce la alcaldesa de la ciudad



BARCELONA (ESPAÑA).- La moratoria hotelera de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, sigue dejando víctimas financieras. La última, el exsocio de Desigual, Manel Adell, quien había comprado un edificio en el centro de Barcelona con el objetivo de hacer un hotel. Una buena idea hasta que Colau llegó al consistorio. Esta semana, el Ayuntamiento de Barcelona ha aprobado un Plan de Alojamientos Turísticos que en la práctica prorroga la moratoria que finaliza este mes de julio en la mayor parte del centro de la capital catalana. Y el plan no se revisará hasta dentro de cuatro años, según han confirmado fuentes municipales.

Adell hizo su fortuna con su salida de Desigual, donde era consejero delegado y tenía el 30% del capital. Vendió su paquete por 200 millones en 2012. Y una parte de esos fondos Adell los reinvirtió en el mercado inmobiliario de Barcelona. Uno de sus proyectos estrella fue comprar el Edificio Condeminas, en el número 11 del Paseo Colón, un edificio en el barrio de la Barceloneta, muy cerca del Port Vell de Barcelona.

El Ayuntamiento de Barcelona ha confirmado que en este inmueble hay una licencia solicitada después de la suspensión y que recae en la zona 1 -el centro-, explicada ayer por la teniente de alcalde de Urbanismo, Janet Sanz, donde está previsto que se rebajen las plazas hoteleras. Por tanto, el proyecto de hotel de Manel Adell queda afectado y no podrá prosperar. El grupo de Colau, Barcelona En Comú, deberá requerir apoyo de alguno de los otros grupos municipales para aprobar el plan presentado.

Ante estas circunstancias, Manel Adell ha sido uno de la quincena de promotores que han presentado un recurso contencioso administrativo contra el Ayuntamiento de Barcelona. En caso de ganar el recurso, el promotor no conseguiría que se aprobase el proyecto, pero eso le abriría la puerta para conseguir del consistorio barcelonés una reclamación por daños y perjuicios.

Una de las razones que en su día se arguyeron desde el ayuntamiento para aplicar la primera moratoria al proyecto de Adell fue que no se contaba con el certificado urbanístico pertinente, pero a juicio de los promotores este no es un documento necesario para pedir la licencia, puesto que el ayuntamiento solo requería el informe de aprovechamiento urbanístico que se presentó ante la Administración municipal, junto con el resto de la información en fechas previas a la moratoria.

El edificio Condeminas es un bloque de viviendas construido en el siglo XIX y obra del arquitecto Josep Pujol Brull. Adell ya tenía contactos avanzados con cadenas hoteleras internacionales con ganas de desembarcar en la ciudad. Ahora todos estos trabajos servirán de poco.

Adell no está solo. Otros promotores se encuentran en situación similar. En especial los que tienen proyectos en el centro de la ciudad, como es el caso de la inmobiliaria de Amancio Ortega, Pontegadea, que tenía la antigua sede Banesto en Plaza Cataluña; o el fondo KKH, que invirtió 90 millones para hacer un hotel en la confluencia de Passeig de Gràcia con Diagonal y que ha tenido que reconvertir el proyecto en apartamentos de lujo. En total, 29 proyectos hoteleros paralizados.

Reclamaciones

La mayor parte de los recursos contencioso administrativos presentados contra el Ayuntamiento de Barcelona se basan en el principio de que la moratoria afectaba por igual en la Zona Franca que en Ciutat Vella, y que por lo tanto carecía de sentido.

Ahora, los abogados implicados en estos casos esperan que el plan que se presentó ayer se publique de manera oficial para calibrar su fuerza legal. Fuentes jurídicas prevén que una vez que se publique el plan habrá nuevos recursos contra el mismo, por considerarlo una prolongación de la moratoria hotelera por otra vía.

El objetivo de Ada Colau es limitar el aumento de la plazas hoteleras a solo 11.700 durante este mandato municipal. Estas nuevas habitaciones se promocionarán en zonas de la periferia, como los barrios de Sants, La Marina o Poblenou, lo que ha servido para dar luz verde a uno de los proyectos más emblemáticos, el de la Torre Agbar. Pero todos los proyectos en el centro de la ciudad han quedado bloqueados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe tu correo y haz clic en 'Submit'. Después ve a tu cuenta de correo y confirma la solicitud. El servicio de suscripción gratuito es ofrecido por Google Feed Proxy a través de Blogger. Tus datos sólo se utilizarán para enviarte un mensaje de correo una única vez al día con las últimas noticias publicadas. Podrás darte de baja en cualquier momento porque todos los mensajes que recibas incluirán la opción unsubscribe now.

SUSCRÍBETE Y RECIBE LAS NOTICIAS DE NEGOCIOS DEL MUNDO EN TU CORREO